La nit arribava al jardí. La rosa havia passat tot el dia buscant un color que fos el més meravellós del món per demanar a la Fada. Totes les roses ja havien triat. N'hi havia de grogues, vermelles, i fins i tot morades, però la nostra rosa no volia un color igual que les altres. Volia ser diferent. El temps se li acabava. Quan l'últim raig de sol s'amagués, havia de tenir molt clar la seva tria. Però la rosa no es decidia i finalment la Fada la va agafar amb la mà i li va dir:

-Com que encara no t'has decidit i ja ha arribat la nit,

grisa t'has de quedar perquè me n'he d'anar al llit.-

Bona nit!

La noche llegaba al jardín. La rosa había pasado todo el día buscando un color que fuera el más maravilloso del mundo para pedirle al Hada. Todas las rosas ya habían elegido. Había amarillas, rojas, e incluso moradas, pero nuestra rosa no quería un color igual que las otras. Quería ser diferente. El tiempo se le acababa. Cuando el último rayo de sol se escondiera, debía tener muy claro su elección. Pero la rosa no se decidía y finalmente el Hada la cogió con la mano y le dijo:

-Como todavía no te has decidido y la noche ya ha llegado,
me tengo que ir a la cama y gris te has quedado.-

Buenas noches!